RSS Feed

10 de septiembre de 2008

de enseñar...

Ehhhh!!!! Mañana voy a suplir a mi jefe a la Universidad. La clase de Ética no es lo mío, pero en anteriores semestres me salió bien las pocas veces que fui.

Para él es cómodo: ante cualquier dificultad sólo me llama, me da el material y listo. Lo único que tiene que hacer es reportarse después del horario de clase para “estar al tanto” del grupo. Alguna vez noté sorpresa en su rostro al darse cuenta que mi forma de “enseñar” es muy diferente a la suya, y que el material que me proporciona sólo es la base de la clase.

Soy de la idea de que en un salón puede suceder de todo, desde la típica exposición aburrida que todos detestan, hasta esas actividades que parecen nada relacionadas con el contenido de la clase. Me gusta que se sorprendan, que la cara de sueño a las 8 de la mañana sea un rostro despierto y activo cuando me despiden 90 minutos después, que se sientan motivados para decir lo que piensan sin temor a ser juzgados (cada quien tiene sus razones muy válidas para pensar diferente) o simplemente que me llamen “profe” o “maestra”, aunque sepan de sobra que me falta mucho para serlo.

Un día una chica de primer semestre me preguntó “¿En qué otro lugar da clases? Es usted una maestra muy diferente”, le respondí que no soy maestra, quizá esa era la diferencia. Pero ahí están, hablándome de “usted” y buscando ser agradables, respetándose y trabajando frente a mí, pero causando alboroto con groserías cuando abandono el salón de clases.

Ellos no lo saben, pero cada vez que regreso y estoy frente a ellos me siento renovada. Sus caras expectantes, las sonrisas o sonrojos ante algún comentario, el chico que llega antes que todos y me comienza a platicar sobre su vida, todo, absolutamente todo de ellos, me recuerda a mí cuando estaba sentada en una de esas butacas. La esperanza que hay en sus ojos es la misma que estaba en los míos, las dudas que los asaltan y salen por sus bocas también salieron de la mía alguna vez, el hambre de triunfo y de cambiar la realidad social también la tuve yo…

Quizá por eso me alegra regresar de vez en vez, porque gracias a ellos puedo volver a una etapa de mi vida que me resisto a olvidar…

Aquí estoy en la biblioteca, cuando estudiaba 8º semestre de comunicación (éramos corruptos: tomábamos café aunque no estuviera permitido jaja). Alejandro Valero y yo preparamos el story board de nuestro cortometraje que al final salió del nabo jajaja... él era el director de fotografía y yo la directora (si, la culpable del fracaso). Ahora vive en Moncloholliwood, y espero pasar a saludarlo el fin de semana próximo, fue uno de mis grandes amigos en la uni... ahhhhh... recordar es chido... 


6 dicen...:

EL GIL dijo...

chale.... yo lo unico que disfruto de ser maestro es el poder.....

Y es que a mi me metieron unas friegas......

Aun tengo secuelas

Saludos

dëB* dijo...

No manches, Dali, qué bonito!
últimamente traigo todo el añoro de esa época y tú sales con esto, snif, snif...

sigo sorprenida de lo rápido que está pasando el tiempo y lo lejos que quedan esos días... cada vez más y más.

quiero verte de maestra, a ver si algún día me invitas como oyente, juro no platicar, ni ver por la ventana... y no sé que más cosas hacíamos jeje

y de Valero, qué te digo? mugre lepe, lo extraño mucho, justo hace unos días recordábamos su café obligatorio y lo bien que la pasábamos... pero sólo nos quedó eso, el recueerdo. en fin.

te quiero, Dali!
perdón,
Lic. López!

besos!

*aleida v* dijo...

Ups!

Creo que debí haber firmado desde la actualización pasada... jejeje

Respecto a la entrada anterior... Gracias por la nominación, la verdad, creo que muchas de las cosas que pongo no tienen ni sentido, pero me ayudan a liberarme de todo, jejejeje

Y ahora sí, en esta entrada creo que tu jefazo del alma, no pudo tener a mejor persona a su lado para suplirlo en las clases... Eres alguien inteligente y que siempre está al pendiente del día a día de la sociedad.

Tus alumnos (aunque sean prestados) se sacaron al lotería, ya que tú eres de esas personas únicas, por lo que, de los errores de algunos de nuestros maestros, tomas sus ejemplos y procuras no repetirlos.

Estoy muuuy orgullosa de ti y de todos tus triunfos y logros, yo también me saqué la lotería contigo! ;D

Un abrazo fuerteee!

*aleida v*

*aleida v* dijo...

PD. El corto, aunque nos quedó medio feo (jajajaja), me encantó la experiencia de andar trabajando con ustedes y aprendí muchísimo!

Ricardo J. Román dijo...

Saludándote desde este lado del mundo. Tenía tiempísimo sin leerte. Disculpa.

Muchos besos, linda.

Dalia María dijo...

Gil:
Si, eso de "cállate", "siéntate", "cámbiese de lugar", "quítese la gorra, no lo veo bien", "tráigame un marcador" es chido jajajaja, aunque yo no lo hago, soy más bien pasalona, pero me gusta, ni cómo decir que no... un abrazoo!!!

Deb:
Ya seee!!! un día me dijo "qué crees, el Robbie Williams se toma 20 expressos diarios, no sé cómo aguanta el cabrón" jajaja y yo me le quedé viendo con cara de "y tu? cómo le haces??" jajaja... qué tiempos aquellos, los estrañoooo... y sí, un día le caes, porqué no jaja... un abrazooooo!!!!

Aleida:
Oigaaa!!! cuántas flores y yo sin tener en qué ponerlas!!! jajaja.. Muchas gracias, de veras, pro no, no soy tan buena, soy como cualquiera... y del corto, qué te digo, hasta el póster pudo ser mejor jajaja... dos abrazoooos!!!

Ricardo:
Es cierto!!! ya tenías un buen sin pasar por aquí!!! te devuelvo la visita ahora mismo.. un abrazooo!!