RSS Feed

22 de noviembre de 2007

Para una gran amiga

La vida está llena de coincidencias, algunas desagradables y otras inmejorables. Una sonrisa en la fila del banco puede significar el inicio de un noviazgo; el vecino a quien saludamos a diario puede ser quien salve nuestra casa de un siniestro; la amiga que dejamos de ver quizá sea la madre del amigo de nuestro pequeño hijo que va al colegio. Las personas somos así, construimos nuestro presente con casualidades del pasado.

Aún recuerdo cuando conocí a Aleida. Quien dijo que las personas que viajan juntas en el transporte público jamás se hacen amigas, miente. La escuela nos hizo conocernos y el transporte urbano nos hizo amigas. Quienes llegamos a una ciudad necesitamos una tabla de salvación para no sentirnos solos y ajenos, Aleida ha sido esa amiga incondicional, con quien hemos compartido (mi hermana y yo) muchas alegrías y unas cuantas penas.

Hoy dedico este espacio a esa amiga, a esa persona que como muchas otras, es una casualidad en mi vida. Es de esas hermanas que se eligen, de esas personas que llegan para no irse, de esos seres humanos que pareciera que siempre han estado.

Mil disculpas por mi lengua viperina que a veces aparece (bueno, casi siempre jejeje); y por los malos ratos que quizá te hice pasar.

Gracias por los buenos y malos ratos, por la compañía y los consejos, por esa comida en casa, por la amistad con los tuyos, porque contigo me siento en familia.

3 dicen...:

*alεida* dijo...

¡Dalia María Alejandra del Señor!

Ahhhhhhhhhhh, no manches, no tengo palabras... me tienes chillando (ya perdí todo el glamour y la buena escritura, maaaaaaal! jajaja)

Ahhh, ya respiré y ya se me pasó tantito... Creo que todos estos días han estado llenos de sorpresas y muestras de cariño y vaya que llegaron en el mejor momento...

El sentimiento es mutuo, creo que este tipo de amistad sólo se logra con pocas personas y soy muy afortunada de que nos hayamos encontrado y que también se hiciera una amistad muy padre con tu hermana que también la apreció un buen...

De las dos he aprendido mucho, me han apoyado en momentos malos y hemos disfrutado de los buenos, y todavía lo que nos falta...

Te quiero mucho mucho y mil gracias por todo todo todo y por esta clase de sorpresas que me alegran el día y sobretodo, el alma...

*aleida!*

aRa dijo...

ahhh ke linda dalia
la amistad es una delas mejores
cosas que tenemos n esta vida
y gracias a ella algunos la pasamos
mejor y pues es como parte de la
familia, estan en las buenas y en las
malas como dices y viva la amistad.

Un gran saludo a Aleida y a de
ser un amor.

xao

Anónimo dijo...

Daaaaaaalia

Comparto todo lo que dices de Aleida, es una gran persona que se merece lo mejor del mundo, yo tambien la kiero muuucho.

Me da mucho gusto verlas juntas así tan felices y saber ke ambas son mis amigas. Por eso también le doy gracias al destino que me dejo conocerlas y compartir con ustedes momentos muy especiales.

Las quiero chiquillas...Yo también casi chillo...

Diana